Basado en hechos reales. En una exclusiva escuela para chicos, Gareth aprende que sus sentimientos sólo pueden ser validados y expresados a través de la violencia. La historia habla de un estudiante que hace las paces con su sexualidad y la violencia resultante contra él por parte de unos matones de una escuela privada.